domingo, 21 de julio de 2013

...

Fuego helado, tan irónico como que el hielo queme. 
Es una oscuridad clara, un sol apagado.
Una herida que duele y no se siente.
Un cobarde con nombre de valiente. 
Una libertad encarcelada. 
Un andar solitario entre la gente. 
Un agua que no moja, un viento que no sopla. 
Lo que comienza con fuego helado, termina con él.