domingo, 25 de marzo de 2012

¿Qué sucedió...?

No sé como sucedió. No sé que si todo esto fue un juego del destino, una estrategia del Universo, el jaque mate del Karma, pero gracias. Por haberlo puesto en mi vida. Porque le da sentido no solo a mi existencia, sino a mí historia. Porque reviviendo todo mi pasado, puedo ver como se entrelazan los hilos para llevarme a esa persona que se llevó las pesadillas y me devolvió los sueños. Ahora entiendo que valió la pena todos los cuentos de hadas que solo se quedaron en tragicomedias sin argumentos, pero con mucho guión. Valió la pena porque él fue la recompensa. La meta al final de una larga carrera, la más larga hasta el momento. Pero, ¿sabéis que? Que volvería a repetirlo todo. Volvería al sufrimiento, a las caídas, a los pequeños tropiezos, a las alegrías momentáneas que dieron paso a tristezas perennes. Y lo volvería hacer porque nada se compara a él. Y porque él no es comparable con nada ni nadie que haya rondado mi corazón. Siendo sinceros, mi corazón nunca ha bailado como cuando lo ve, ni ha latido tan fuerte, ni se ha hecho escuchar tan alto. Porque repito, por el todo vale la pena.

No hay comentarios:

Publicar un comentario